Fundadores

Fundadores

La Fundación Barenboim-Said nace en 2004 fruto de la colaboración entre la Junta de Andalucía, el músico argentino-israelí Daniel Barenboim y el intelectual palestino Edward Said. El proceso había comenzado dos años antes, cuando la Junta ofreció a Barenboim y a Said establecer la sede de la Orquesta West-Eastern Divan en Andalucía.

La historia andaluza, referente de convivencia cultural y religiosa, inspiró la creación de la Fundación Barenboim-Said, creada con el fin de promover el espíritu de paz, diálogo y reconciliación a través de la música.

Daniel Barenboim - (Buenos Aires, 1942)

 “Es imprescindible concienciar a la gente de la necesidad de la educación musical como elemento orgánico de la cultura”

Debutó como pianista a los diez años en Viena y Roma y como director en 1967 al frente de la Philharmonia Orchestra de Londres. Entre 1975 y 1989 fue director principal de la Orquesta de París. De 1991 a 2006 fue director titular de la Chicago Symphony Orchestra y director artístico del Teatro alla Scala de Milán de 2011 a 2014. Desde 1992 es director titular y director artístico de la Staatsoper Berlin.

A lo largo de su carrera musical ha recibido, como director y como pianista, seis premios Grammy, así como numerosos premios, entre ellos, el Premio de la Tolerancia otorgado por la Academia Evangélica Tutzing, el premio de las Artes de la Fundación Wolf en el Parlamento de Israel, el Praemium Imperiale de Japón, el Premio Internacional Willy Brandt, la Medalla del Festival Internacional de Música y Danza de Granada, la Medalla de oro de la Real Sociedad Filarmónica, la Orden de la República Federal de Alemania, la Legión de Honor de la República Francesa y la Orden del Imperio Británico. En 2007, el Secretario General de la ONU Ban Ki Moon lo nombró Mensajero de la Paz por promover la paz y la tolerancia a través del lenguaje universal de la música. En 2008 le fue concedida la ciudadanía palestina honoraria y se convirtió en la primera persona con pasaporte israelí y palestino.

Junto a Edward Said recibió el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 2002 por su “generosa y encomiable tarea a favor de la convivencia y de la paz, simbolizada en la colaboración de jóvenes músicos que, superando antagonismos históricos, fomenta el diálogo y la reflexión”.

Edward Said - (Jerusalén, 1935 - Nueva York, 2003)

“De todas las artes, la música es la menos conocida por la gente en nuestros días en el ámbito de la cultura general. Una persona con cultura, un filósofo, por ejemplo, se interesará por la literatura, sabrá mucho de fotografía, de pintura, de escultura, teatro, y sin embargo no sabrá nada de música. Creo que existe una especie de apartheid en relación con la música, lo que es específico de nuestro tiempo. La música siempre ha ocupado un lugar destacado en la sociedad, cuando menos en la sociedad occidental del siglo XIX.”

Licenciado en la Universidad de Princeton y doctorado en Harvard, desde 1963 impartió clases de literatura inglesa y comparada en la Universidad de Columbia. Autor de más de una veintena de libros traducidos a treinta y cinco idiomas, entre ellos Orientalismo (1978), La cuestión palestina (1979), Cubriendo el Islam (1980), El mundo, el texto y el crítico (1983) y Paralelismos y paradojas: reflexiones sobre música y sociedad (2002, junto a Daniel Barenboim).

Said no solo era amante de la música sino que era un excelente pianista. Escribió varios libros sobre música y fue el crítico musical de la revista estadounidense The Nation durante años. Said veía a menudo en la música un reflejo de sus ideas sobre literatura e historia. La Fundación Barenboim-Said ha colaborado con la editorial Debate en la publicación de algunos de sus libros en español: Elaboraciones musicales: ensayos sobre música clásica (2007), Representaciones del intelectual (2007), Humanismo y crítica democrática (2006), Sobre el estilo tardío: música y literatura a contracorriente (2009), Música al límite. Tres décadas de ensayos y artículos musicales (2011) y una edición revisada de La cuestión palestina (2013).

En 1992 fue nombrado miembro del Foro de Sabios de la UNESCO. Era miembro de la American Academy of Arts and Sciences, la Royal Society of Literature, la American Philosophical Society, y miembro honorario del King’s College (Universidad de Cambridge). Fue miembro del consejo ejecutivo del PEN Club Internacional hasta 1998, y presidente de la Modern Language Association (MLA) en 1999. Se le concedieron numerosos doctorados honorarios alrededor del mundo y recibió dos veces el Premio Trilling de Columbia, así como el Premio Wellek de la American Comparative Literature Association. En 2002 se le concedió el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia. En honor a Edward Said, en 2004 el Conservatorio Nacional de Música de Palestina cambió su nombre a Conservatorio Nacional de Música Edward Said.

Su viuda, Mariam Said, ha continuado difundiendo el importante legado de Edward Said. Forma parte del patronato de la Fundación Barenboim-Said desde su creación.

¿Qué nos mueve?

Melómanos

Amamos la música clásica. Por ello, uno de los principios inspiradores de nuestra Fundación es la integración de la música en el tejido de la sociedad.

Formación

Creemos en el valor de la música clásica como herramienta educativa que ayuda a los niños, y también a mayores, a reconocerse, expresarse y sociabilizarse.

Constancia

Promovemos los intercambios culturales, así como un espíritu de paz, diálogo y conciliación entre pueblos, principalmente a través de la música.

RSC

Tenemos un firme compromiso para/con la sociedad promoviendo proyectos de formación y cooperación para el desarrollo.

Uso de cookies

Barenboim-Said utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR